El colegio Filipense de Baeza oferta los niveles educativos de educación infantil (3-5 años) y educación primaria (6-12 años) conforme a su ideario propio y de acuerdo al programa bilingüe reconocido por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. Asimismo, cuenta con un aula de integración para atender adecuadamente a aquellos alumnos que presenten necesidades educativas especiales.

cartel2

Educación infantil

La etapa de Educación Infantil comprende desde los 3 hasta los 5 años y supone una gran oportunidad para establecer sólidamente los cimientos sobre los que construir y desarrollar su aprendizaje posterior. Priorizamos el aprender haciendo, la adquisición de hábitos, la creatividad y la estimulación.

En nuestro colegio consideramos que los niños de estas edades deben tener la posibilidad de una experiencia exitosa en cuantos ámbitos curriculares se aborden en la etapa – y que éstos, a su vez, deberán ser lo más amplios, variados y flexibles posible. De esta forma adquieren tanto las competencias como la actitud proactiva necesaria para enfrentarse a nuevos retos. Por este motivo, enfatizamos la creación de un entorno estimulante, donde poder explorar de forma segura es la mejor garantía de contribuir a su aprendizaje y desarrollo futuro; a la vez de una cuidada estética que facilite la sensibilización por otros valores vitales como la alegría, la armonía y el bienestar.

Por este motivo las enseñanzas de Educación Infantil hacen referencia a un conjunto muy extenso de actividades diseñadas para promover el desarrollo físico, intelectual, social, y emocional del niño, y en el que está siempre presente la formación en Valores Cristianos con los que se compromete la Misión del Colegio Filipense.

Ayudamos a los niños a desarrollar sus habilidades de comunicación, de aplicación del concepto numérico, de uso de las tecnologías de la Información, trabajo en equipo, resolución de problemas y mejora de las destrezas y competencias personales, como parte integral del currículo que ofrecemos.

Además, el Colegio de Educación Infantil enfatiza de manera muy especial el desarrollo de habilidades relacionadas con la toma de decisiones a través de la exploración y el aprendizaje socio-afectivo con el fin de incrementar de manera consciente la inteligencia emocional del niño y hacerle capaz de identificar sus propias emociones y de hacer uso de ellas de forma positiva. El pilar fundamental del desarrollo de todas las competencias es la meditación. Es a través de la meditación, iniciada en esta etapa, como se crea el ambiente propicio para que se puedan trabajar el resto de competencias.

En concreto, los objetivos educativos de esta etapa comprenden mejoras en el procesamiento de información, razonamiento inductivo y deductivo – que incluye tanto la definición como la resolución de problemas así como la anticipación de consecuencias – el pensamiento creativo, y la evaluación de competencias propias y ajenas con el fin de que se sientan más capaces y generen más confianza en sus propios juicios y valoraciones.

Objetivos, todos ellos, que deben de estar centrados en:

Facilitar que nuestros niños y niñas estén mejor preparados para un mundo plural, global e interactivo, desde el máximo respeto por sus capacidades, ritmo y personal desarrollo evolutivo, en un ambiente en el que se sientan profunda y genuinamente queridos, respetados y aceptados puesto que estas son las condiciones que permiten el verdadero y correcto desarrollo del singular talento existente en cada uno.

2015-04-23 14.33.03

Educación primaria

La Educación Primaria proporciona educación para niños y niñas desde los 6 a los 12 años. Se da un fuerte énfasis en el aprendizaje multisensorial de forma transversal a lo largo de toda la Primaria, con un claro enfoque en las habilidades y actitudes en el desarrollo del aprendizaje a lo largo de la vida.

Los niños siguen un curriculum práctico basado en los valores cristianos inherentes a todos los ámbitos del colegio Filipense.

Cuando un niño entra en el Ciclo de Primaria, inicia una nueva etapa en un viaje educativo que dura toda la vida. En el colegio alentamos y promovemos el desarrollo integral de la persona. Los niños son apoyados en su desarrollo como aprendices activos y se involucran en el establecimiento de objetivos y la evaluación de su propio éxito. Habilidades de evaluación propias y ajenas desarrolladas sistemáticamente desde una edad temprana que capacita a los niños para el desarrollo de habilidades de pensamiento crítico.

Como sabemos que los niños aprenden de diferentes maneras, en el colegio se plantean cada tarea de forma que contemple el estilo de aprendizaje de  todos los alumnos, ya sean visuales, auditivos y kinestésicos son atendidos en cada aspecto. Esto forma parte de nuestra diferenciación, que las necesidades de cada niño son atendidas en cada clase.

Esta etapa evolutiva se caracteriza por una creciente capacidad de utilizar operaciones mentales más o menos complejas para la resolución de problemas y un notable incremento en procesos de razonamiento lógico incorporando, hacia el final de la misma, procesos de razonamiento simbólico que formarán parte fundamental de la fase de desarrollo siguiente: la adolescencia.

Desde un punto de vista social los niños en esta etapa escolar son menos egocéntricos, sensibles a la incorporación de criterios y valores, y cuya desinhibición permite el pleno desarrollo de las habilidades de comunicación y facilita su desarrollo social y emocional.

Todos los procesos mencionados tienen su correlación con las tareas, proyectos y actividades académicas disponibles en nuestro colegio durante estos años.

Así, el colegio de Educación Primaria sustenta su quehacer educativo sobre criterios y conocimientos sólidos para conseguir el éxito:

Sabemos que la realización de tareas, resolución de problemas y el desarrollo de destrezas generan alegría y satisfacción para el alumno a la vez que incrementa su autoestima y fomenta destrezas como el esfuerzo, razonamiento lógico, perseverancia y análisis como parte del proceso.

Sabemos que la diversidad nos enriquece y abre nuevos horizontes a nuestro pensamiento, ayudándonos a reflexionar y valorar tantas cosas extraordinarias que tenemos y disfrutamos, y que con frecuencia consideramos ordinarias.

Sabemos que la creencia en el potencial y talento de nuestros alumnos estimula la autoestima de los niños, la motivación, las expectativas de sí mismos y su desempeño.

La experiencia de ser apreciados y reconocidos por otros nos permite crecer, desarrollar nuestras habilidades y vivir en armonía.

Sabemos que la disciplina entendida desde la firmeza – no la dureza – orienta a los niños hacia el cumplimiento de tareas, rutinas y horarios, hacia la consecución de objetivos y hacia el éxito.

Creemos que el aprendizaje de idiomas y otras formas de expresión – música, arte, dramatización y deporte – nos enriquece y abre nuestras mentes hacia nuevas formas de conocer y experimentar expandiendo el aprendizaje y complementando el desarrollo de la inteligencia hacia recursos y ámbitos diversos, creativos y flexibles.

Creemos que la comunicación, el debate, la libre y respetuosa exposición de ideas y propuestas es fundamental para la formación de equipo y la contribución individual al éxito colectivo. La voz del niño debe ser valorada y tenida en consideración en la escuela, puesto que estas habilidades sólo se adquieren a través de la práctica.

Queremos que el colegio sea un lugar donde se fomente la alegría del compartir, lugar de ininterrumpida condensación de cientos de experiencias objetivas y subjetivas para aprender, experimentar, explorar y disfrutar creciendo.

IMG_6542

Aula de integración, Aula de Audición y Lenguaje y Departamento de Orientación Psico-educativo

El colegio cuenta con un aula de Orientación Psico-educativa que, de forma coordinada con la Dirección y las etapas de Educación Infantil y Primaria, diseña, supervisa y evalúa el Plan Anual de Orientación.

Dicho plan incluye de forma estable las siguientes líneas de actuación:

1. Observación, diagnóstico y seguimiento (no terapia) en tres niveles:

General: en los distintos momentos del grupo/clase.
Puntual: en función de indicadores concretos detectados.
Preventivo: en función de indicadores evolutivos.

2. Atención al alumno.

3. Apoyo al profesor mediante formación y asesoramiento directo.

4. Realización de pruebas diagnósticas de detección precoz como de orientación en casos concretos (siempre autorizadas previamente por la Dirección del Centro y con la participación de los coordinadores de ciclo y los tutores legales del alumno/as). Estas pruebas tienen como misión evaluar las necesidades y riesgos potenciales de los alumnos en las distintas etapas evolutivas, así como a facilitar la posible futura intervención en el caso de que esta fuera necesaria.

5. Desarrollo de la Programación de actividades Doman de estimulación multisensorial: motora, visual, auditiva, lingüística y matemática.