Nuestro colegio es un centro católico, de la Congregación de las RR. Filipenses Misioneras de Enseñanza. Fundado en 1944 en la ciudad de Baeza, que ofrece a las familias y a la sociedad, un servicio educativo fundamentado en valores cristianos.

El fin específico de la congregación es la “renovación cristiana de la sociedad” de acuerdo a las necesidades más urgentes del entorno donde nos encontramos, la especial atención a los más necesitados y el servicio a las familias. Para hacer realidad este objetivo, motor de nuestro trabajo, focalizamos nuestra tarea en la promoción humanista y espiritual en nuestro centro.

San Felipe Neri es nuestro patrón, fuente de inspiración de nuestro estilo de educación y formación humana. Por ello la oración, meditación, caridad, sencillez, libertad y alegría son los pilares fundamentales de nuestro proyecto educativo, junto a la devoción a María y la fidelidad al Espíritu Santo.

Por eso es tan apasionante nuestro proyecto, porque no se trata de la mera “instrucción académica”. Sabemos que sin la palabra, sin la capacidad de leer, escribir o hablar idiomas, la posibilidad desarrollo en el futuro de cualquier persona queda limitada; sin conceptos numéricos y lenguajes simbólicos, su capacidad de análisis queda anulada; y, finalmente, sin conocimientos científicos, su interpretación del mundo será superficial. Somos conscientes de que sin estas competencias nuestros alumnos se enfrentarían al mundo en desventaja. Pero nuestra más profunda creencia, es Cristo, no basta con “saber”, tienen que querer crecer, poner en valor todas esas cosas que van aprendiendo, todos sus TALENTOS y utilizarlos para decidir quiénes quieren ser, hacia dónde quieren ir , siguiendo las enseñanzas de Jesús.

Cada día, cada año, cada esfuerzo, cada logro los hace más fuertes y capaces de decidir su destino. Les orientamos desde pequeños a medir sus aciertos y errores con justicia, a ser responsables y no culpar a los demás de sus fracasos, porque sus decisiones serán las que determinen la persona que realmente son.

Y aunque resulta ambiciosa esta parte fundamental de nuestro proyecto, no deja de ser la parte visible de un inmenso iceberg. Nuestras bases, pilares es la construcción humana del individuo que sea capaz de crear y recrear una mejor sociedad, pues nadie puede dar lo que no tiene. Nuestra finalidad es el cambio social a través del cambio interior e individual. Apoyar el desarrollo de personas, equilibradas, personal, emocional, social y espiritualmente.

Pretendemos ser un apoyo de su formación y que lo hagan con dignidad, con respeto y con cariño hacia sí mismos y hacia sus semejantes – ya sean niños, jóvenes o adultos – con sencillez, con alegría, con generosidad, con responsabilidad. Les animamos a tomar sus propias decisiones, a tener voz propia, a meditar, pensar antes de actuar y para transcender de lo aparente a lo profundo de nuestra existencia. Para finalmente, a ser consecuentes. Seres humanos, jóvenes, dignos de admiración y respeto, que consideran formarse en la vida para lograr ser la mejor versión de sí mismos, pilares de un mundo mejor, seguidores de Cristo, en la confianza de que la auténtica riqueza se logra en la confianza del Dios que nos habita y en el servicio a los demás.

madreteresa

Doña Teresa Asensio Casado

Directora Colegio Filipense de Baeza